EL MILAGRO MÁS GRANDE

August 28, 2018

Absolutamente todos estamos en busca de un milagro. De una prueba de que Dios es real. Esa respuesta que cambiaría nuestras vidas. Pero, ¿qué pasa si te digo que eso ya ha sucedido? Tal vez no te has dado cuenta, o tal vez si pero lo has guardado atrás de tu cabeza que ya no parece relevante. En nuestra naturaleza tendemos a ser mal agradecidos. Valoramos las cosas momentáneas, y como dice el dicho “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Esta mentalidad, forma de ser o simplemente el enfoque al ver la vida nos ha desviado del milagro que vivimos día a día.

Mientras leía Mateo 9:1-8 no pude evitar sorprenderme. Para serte honesta creo que el evangelio de Mateo es el que más he leído pero como dice en Hebreos 4:12-13, “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” La palabra de Dios no deja de ser relevante y renovarse en nuestras vidas cada día. Entre más leemos vamos notando detalles que habíamos pasado por encima anteriormente. Justo eso me había pasado con este pasaje de Mateo.

Un hombre paralítico estaba en busca de un milagro; caminar. Cuando va con Jesús para recibir ese milagro que tanto deseaba, pasó algo muy interesante. A diferencia de otras historias de milagros de Jesús, en ésta, antes de hacer ese gran milagro primero le dice: “Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.” ESE ES EL MAYOR MILAGRO DE TODOS. Aunque después si sanó al paralítico, el mayor milagro no fue ese si no la salvación. Quiero compartir lo que escribí en mis notas mientras leía este pasaje: “El más grande regalo, milagro y maravilla que Dios nos puede dar es la salvación. Todo lo demás es secundario. A veces ponemos más peso sobre milagros terrenales y temporales que en el milagro más grande de la historia que es la victoria de Jesús contra la muerte y el pecado.”

Cualquier milagro que pidamos, ya sea económico, físico, una respuesta, etc. Termina siendo pasajero. Claro, son buenos, y si cambian nuestras vidas pero temporalmente, porque tarde o temprano necesitaremos otro milagro. Es como cuando Jesús dice que Él es el agua viva. Sed física continuaremos teniendo sin importar cuánta agua tomemos. Solo Él nos puede saciar eternamente. Lo mismo pasa con la salvación. ¿Comprendes que perdonó tus pecados? Lo que significa que tienes ahora la oportunidad de pasar una eternidad con Él. Romanos 3:23 dice, “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” Y  Romanos 6:23 dice, “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Ha sucedido un gran milagro en nuestras vidas que cambia ABSOLUTAMENTE TODO y no es temporal. Está en efecto hoy y por el resto de la eternidad. No digo que no tengamos fe de que Dios pueda hacer milagros en nuestras vidas pero que no olvidemos lo que ya hizo por nosotros. Es fácil decir “ya no creo”, “Dios no me escucha”, “No contesta mis oraciones” o cualquier otra frase, porque no hemos recibido un milagro en específico que buscábamos. El asunto con esto, es que su poder y existencia no depende de cuantos milagros nosotros veamos frente a nosotros si no que está en aquel sacrificio de Jesús en la cruz por tomar nuestro lugar y morir en nuestro lugar para darnos salvación y que podamos vivir en comunión con Dios.  

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts

August 28, 2018

April 8, 2018

March 19, 2018

March 16, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Sígueme En Mis Redes!
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

© 2019 Edyah Barragan

Todos los derechos reservados