Por La Gracia De Dios

March 16, 2018

No sé si te pase como a mí, intento vivir mi vida lo mejor que puedo, hago el esfuerzo por amar al prójimo, por sonreír en días grises, por luchar por mis sueños, y lo más importante, pongo todo mi esfuerzo en obedecer a Dios y vivir conforme a su palabra. No estoy mencionando esta larga lista para hacer alarde de mis esfuerzos, al contrario, es un recordatorio mental de que quiero hacer “tanto” y usualmente me abrumo y siento que no tengo lo que se requiere ni el ánimo suficiente para lograr lo que me propongo; incluso algunas veces no me siento lo suficientemente apta para cumplir ciertas metas y/o retos.

¿Te ha pasado como a mí que estoy por comenzar algún reto nuevo, o propósito nuevo en mi vida y luego cometo un error, o fallo en darle seguimiento y me desánimo y comienzo a cuestionar si en realidad debí de haber comenzado en primer lugar? El desánimo y la duda nos pueden paralizar antes de comenzar algo nuevo o en el trayecto a seguir esos sueños y metas que Dios ha puesto en nuestros corazones. De hecho, me ha pasado que cuando estoy pensando en mis retos y sueños empiezo a dudar de mi capacidad y pienso en lo mucho que me falta por aprender, que termino dudando si estoy suficientemente lista, si he hecho lo necesario, o si soy lo suficientemente “entregada” a Dios para lograr esos sueños. Es en esos momentos donde debemos recordar que aunque nos equivoquemos, aunque creamos que tenemos mucho por aprender, aun que te hayas detenido más de una vez en hacer algo que Dios te llamo a hacer, aun así Dios te ama, y está esperando a que vuelvas a intentarlo. Él te dará las fuerzas, el ánimo y las herramientas para lograr lo que Él te ha llamado a hacer. Es ahí donde debemos de recordar que somos salvos y llamados por gracia. No por bonitos, inteligentes, educados, ni por ningún mérito propio, sino por gracia. Cuando el desamino toque a tu puerta recuerda que aunque tú te des por vencido contigo mismo, aunque falles y te equivoques, ahí sigue Dios rodeándote con su amor y gracia, ahí sigue Él echándote porras para que lo vuelvas a intentar y con su amor te ayuda a seguir adelante. Si Él te ha llamado a hacer algo, es porque a Él le place, y Él te ha puesto en ti lo que necesario para lograrlo. No solo se trata de decir que somos salvos por gracia y que Él nos ama tal y como somos, más bien debemos de creerlo y recordar que no importa cuántas veces fallemos o sintamos que no somos lo suficientemente dignos, Su gracia aun así nos alcanza.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts

August 28, 2018

April 8, 2018

March 19, 2018

March 16, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Sígueme En Mis Redes!
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

© 2019 Edyah Barragan

Todos los derechos reservados