Ansiedad Social

November 25, 2017

"Cuando la ansiedad era grande dentro de mi, tu consuelo me trajo gozo."

Salmo 94:19

 

Aveces pasamos por situaciones donde pensamos que somos los únicos. Entre mas he abierto mi corazón a ustedes sobre las ansiedades que aveces llegan a mi vida, me he dado cuenta de cuantas personas pasan por lo mismo y lo sufren en silencio. Así que una vez mas quiero abrir mi corazón y contarles como he estado luchando y venciendo las adversidades que vienen a mi.

Todo, absolutamente todo comienza por un pensamiento. Por eso es importante aprender a someter nuestros pensamientos a Dios para derribar los argumentos que se forman en nuestra cabeza (2 Corintios 10:5). Aunque cada vez es menos, siguen llegando momentos donde me llega la ansiedad y se quiere apoderar de mi para quedarme en silencio, pero son en esos momentos donde veo la grandeza de Dios. Cuando llega ese sentimiento o pensamiento tenemos que orar y permitir que la paz de Dios repose sobre nuestras vidas. En Filipenses 4:6-7 dice "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y LA PAZ de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardara vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesus". El único que puede traer paz y callar nuestra mente y ansiedad es Dios. Nuestras fuerzas y capacidades tienen un limite, pero la fuerza y capacidad de Dios es infinita! Aunque tengo mis momentos de debilidad, he aprendido a recordar quien es mi sustento, quien es mi Roca y quien va delante de mi! Entre mas nos acercamos a Dios, nuestra mente es transformada y los miedos comienzan a desaparecer. Todo en la vida es un proceso y tenemos que luchar y mantenernos firmes todos los días y someternos a Dios todos los días. Recordemos que lo que es imposible para el hombre es posible para Dios. Tenemos que declarar victoria sobre nuestras vidas y dejar de hablar cosas negativas. Las palabras tienen poder, y nosotros decidimos si las usamos para bien o para mal! 2 Corintios 12:9-10 dice "Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriare mas bien en mis debilidades, para que repose sobre mi el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte." En esos momentos donde la ansiedad parece estar tan fuerte y sentimos como que nos ahogamos en ella, es el momento perfecto para dejar que el poder de Dios repose para nuestras vidas. Cuando la ansiedad nos ataca, lo que tenemos que hacer es recostarnos en la palma de la mano de Dios, y recordar que es El quien nos sustenta, quien nos ha dado la victoria y quien pelea por nosotros! No permitamos que la ansiedad controle nuestras vidas. Permitamos que el poder de Dios repose sobre nosotros y empecemos a vivir en victoria!

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts

August 28, 2018

April 8, 2018

March 19, 2018

March 16, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Sígueme En Mis Redes!
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

© 2019 Edyah Barragan

Todos los derechos reservados